Biopsia Prostática Transperineal por Fusión

El cáncer de próstata

es el tumor maligno más frecuente en el varón. Supone el 12% de los cánceres de nuevo diagnóstico en España.

Actualmente el diagnóstico se fundamenta en la determinación del antígeno prostático específico en sangre (PSA), una proteína sintetizada por las células glandulares de la próstata,

  • considerándose normales unos valores de PSA entre 0 y 4 ng/ml.
  • Con valores de PSA entre 4 y 10 ng/ml hasta un 30% de los pacientes tendrán cáncer de próstata
  • y hasta un 70% de los que tienen un PSA superior a 10 ng/ml.

Sin embargo la especificidad del PSA en el diagnóstico del cáncer es baja; sus cifras aumentan en procesos benignos y tumores no significativos. La determinación de la relación PSA L/PSA T y la velocidad de incremento del PSA aumenta su especifidad diagnóstica.

Cuando las cifras de los marcadores nos indican una alta probabilidad de tener un cáncer, la biopsia de próstata nos confirmará la presencia del tumor y su potencial agresividad. Sin embargo la técnica de realización de la biopsia, también tiene sus limitaciones. De forma generalizada, la biopsia se realiza con control ecográfico tomando muestras prostáticas aleatorias, dado que la ecografía no aporta datos diagnósticos. Con la toma aleatoria de muestras apenas se puede valorar más de un 1% del volumen prostático, por lo que la precisión diagnóstica es baja. Este problema se ha intentado solucionar aumentando el número de punciones por procedimiento, hasta 20 muestras por biopsia en las denominadas biopsias de alta densidad. Sin embargo este procedimiento aumenta la incidencia de complicaciones asociadas y no produce un incremento significativo en la eficacia diagnóstica.

La Resonancia Magnética Nuclear de la próstata (RNM) nos aporta información muy valiosa, pues permite valorar no solo anomalías morfológicas de la próstata sino también funcionales y fisiológicas. Con ella podemos detectar y localizar con más precisión los tumores agresivos y diferenciarlos de los tumores indolentes y lesiones benignas que no comprometen la supervivencia del paciente.

La introducción de la Técnica de Fusión de Imágenes de la RNM y Ecografía Transrectal de alta precisión para la realización de la biopsia prostática ecodirigida, supone un importante avance en el diagnóstico del cáncer de próstata; permite localizar de forma más precisa y eficaz las lesiones potencialmente agresivas mediante la RMmp, diferenciándolas de las lesiones indolentes, y dirigir selectivamente la punción a la zona de mayor riesgo mediante la ecografía transrectal.

Con esta técnica se mejora en la eficiencia y precisión de la biopsia prostática:

  • reduce el número de biopsias innecesarias,
  • mejora la indicación quirúrgica
  • permite conocer el grado de extensión del tumor y su multifocalidad

El tratamiento focal del cáncer es un tratamiento altamente selectivo y mínimamente invasivo en el cáncer de próstata localizado, con excelentes resultados en casos seleccionados y con mínimos efectos secundarios en cuanto a preservación de la continencia urinaria y la potencia sexual.

El día de la Biopia

1. Con anterioridad se ha realizado una RNM para detectar zonas sospechosas de Cáncer de Próstata (CaP)

2. La Biopsia por Fusión es un procedimiento que se realiza bajo anestesia y requiere una estancia de 2 a 3 horas en el hospital
En el momento de la biopsia, se introduce la sonda del ecógrafo a través del recto para captar imágenes de la próstata en tiempo real. 
El ecógrafo dispone de un software de fusión que superpone las imágenes obtenidas con la RNM y las obtenidas por la ecografía, ofreciendo una imagen muy precisa de la próstata.
La aguja de punción se introduce por el periné ya que aporta mayor precisión y menor tasa de infección.
Gracias a la fusión de imágenes (RNM-Ecografo) se puede:
- Dirigir la aguja de punción a las zonas sospechosas de presentar CaP Realizar un mapeo preciso de toda la próstata para saber si solo existe un foco de CaP o se detectan varias zonas con CaP.

3. Los cilindros obtenidos serán analizados por el patólogo para poder determinar si en las zonas biopsiadas existe cáncer y el grado de malignidad.