Ultrasonidos Focales de Alta Intensidad – HIFU

Es una técnica no invasiva/no quirúrgica para el tratamiento del cáncer de próstata localizado que actúa aplicando ultrasonidos focalizados de alta intensidad.

El haz de ultrasonidos se concentra sobre el punto preciso y destruye el tejido canceroso al elevar bruscamente la temperatura del tejido con la consiguiente desestructuración proteica en la zona afectada.

ultrasonidos focales de alta intensidad – HIFU

 

Resultados

Numerosas investigaciones sobre la técnica HIFU, los resultados avalan su efectividad y seguridad, por lo que hospitales de todo el mundo lo usan para el tratamiento del cáncer de próstata.

En el 88% de los casos se elimina el cáncer de próstata y en un 75% de los casos no hay riesgo de impotencia;

86% de casos libres de enfermedad.

75% de preservación de potencia sexual.

98% tasa de tratamientos libres de incontinencia.

Según este estudio el 88% de los pacientes tratados quedan liberados de la enfermedad.

 

Indicaciones

En pacientes con:

  •  Biopsia diagnosticada como cáncer de próstata.
  •  Cáncer de próstata localizado.
  •  Prótatas inferiores a 40cc o en su defcto con una distancia prostática antero-posterior inferior a 4cm.
  •  Una situación física decuada.

También está indicado en pacientes:

  •  Autocoagulados.
  •  Cardiópatas.
  •  EPOC.
  •  Cualquier otra morbilidad asociada.

Beneficios y Ventajas

Calidad de vida:

Reducción del tiempo de hospitalización

Reducción del tiempo de sondaje.

Menor dolor pélvico

Menor incidencia de disfunción eréctil.

Menor tasa de incontinencia.

Rápida recuperación.

Mejor calidad de vida.

Mayor seguridad:

Energía segura, precisa y limpia sin efectos secundarios como la radiación.

No supone pérdida de sangre como otros tratamientos.

Conlleva mayor control y seguridad gracias a la monitorización permanente del paciente con imágenes en 2D y 3D a tiempo real.

Control visual del tratamiento.

Mayor precisión y eficacia:

Impactos más cortos y más precisos, dirigidos a la zona afectada, sin dañar los tejidos sanos.

Destrucción precisa y definitiva del área afectada.

Buenos resultados clínicos en una sesión.

El tratamiento puede repetirse si fuese necesario. Puede combinarse o aplicarse tras cualquier otro tipo de tratamiento anterior fallido.